‘A L M A  K A I R A  S I YA   L A A’

Arquitectos: María Montenegro y Ander Bados

Lugar: Senegal, África

Fecha: 2017

El proyecto nace de la búsqueda de unir en comunidad a todo un pueblo. Se analizan las tipologías edificatorias existentes en la región de Casamance para su reinterpretación dentro del edificio. De esta manera, cualquier persona de la región se sentirá identificada con el conjunto. Un edificio común, continente de diferentes espacios ya conocidos por todos.

El elemento que conecta totalmente todos los espacios, todas las religiones, es el AGUA. Cualquier emanación de agua en la historia era un lugar de relación. En este caso la influencia proviene de las antiguas casas IMPLOVIUM características del sur de Senegal. Estos centros de reunión tenían dos características: Por un lado la defensiva respecto de pueblos vecinos y por otro la recogida de agua en épocas de lluvia. Se busca una analogía con la tradición en el que el edificio proyectado es un pequeño poblado con un espacio común de relación, el lugar donde el agua confluye.

Los espacios interiores representan las tipologías de Tanaf. Están unidos por los recorridos del agua y confluyen en un espacio común alrededor de este como si de un implovium se tratase. El agua como nexo de 4 religiones pero unión de una sola comunidad.

En los espacios interiores se para el tiempo, lugares de reposo y calma, donde todas las personas son una. Espacios de juegos de luz, de claroscuros, de peregrinaje. Lugares que se alejan del bullicio y evocan a la espiritualidad. Un descanso en el camino, donde solo existe el vacío, la luz y la propia espiritualidad de cada uno. Un sentimiento tan primitivo como sentirse a cobijo.

Los procesos constructivos son característicos del lugar. Se huye de materiales NO ecológicos y de difícil obtención, como metales y hormigón. En la actualidad se están utilizando materiales industrializados más contaminantes y caros, perdiendo las maneras de construir tradicionales.

El volumen no busca la necesidad de destacar, si no que se integre en el entorno, de pertenecer a él ayudado del adobe, madera, paja, materiales propios del lugar. Se trata de que desaparezcan los límites entre tierra y edifi cio, entre suelo y pared. A su vez, se adquiere una iconicidad de volumen exterior y de espacios interiores.

El resultado es un edificio icónico basado en la tradición y pertenencia al pueblo.

ALMAKAIRASIYAALAA-03-ander-bados-sesma
ALMAKAIRASIYAALAA-04_900-ander-bados-sesma
ALMAKAIRASIYAALAA-05_ander-bados-sesma
ALMAKAIRASIYAALAA-06_ander-bados-sesma
ALMAKAIRASIYAALAA-07_ander-bados-sesma
ALMAKAIRASIYAALAA-08_ander-bados-sesma
ALMAKAIRASIYAALAA-09_ander-bados-sesma